talento Tag

Tribuna escrita por Blanca Rodríguez-Laínz, Directora de Ackermann International Chile, para Diario Finaciero En una época en la que priman la globalización, el compartir conocimiento y el trabajo en equipo, del de verdad, los equipos multiculturales (y multidisciplinares) son un claro valor añadido. Lamentablemente, y lo veo cada dia como head hunter, aún abundan las “oldganizaciones” ancladas en el pasado, que priman la endogamia, el apellido, el lugar de nacimiento o el colegio al que se ha ido frente al mérito, la capacidad y las ideas nuevas y distintas. “Oldganizaciones” que buscan profesionales clónicos, que vengan de hacer lo mismo en el mismo sector, en lugar de profesionales sólidos con buenas habilidades que traigan una visión distinta, frescura e ideas nuevas a lo que hacemos para construir equipos diversos y más productivos.
Se dice de nosotros, los headhunters, que somos uno de los agentes del mercado de trabajo más buscado. Todo profesional senior aspira a ser contactado por un cazatalentos porque nuestra llamada a menudo significa la oportunidad de un avance en la carrera profesional. Pero al mismo tiempo y del mismo modo que somos tan deseados, somos conscientes de que sobre nosotros pesa también cierto halo de misterio, confusión y desconocimiento sobre lo que exactamente hacemos, cómo lo hacemos y por qué lo hacemos; y, principalmente, sobre lo que tienen aquellos candidatos que captan nuestra atención.
Samuel Pimentel, Presidente de Ackermann International, ha participado en la VII edición del RCC at Harvard Executive Program. Este programa anual de desarrollo ejecutivo está diseñado para ofrecer a los participantes un entorno único en el campus de la Universidad de Harvard para reflexionar e intercambiar ideas acerca del mercado global: técnicas de gestión, oportunidades de negocio, estrategias de marketing y gestión multicultural.
Que la tecnología lo está revolucionando todo es algo que a estas alturas nadie puede negar; y que la forma en la que se identifica, evalúa, selecciona e incorpora talento en una organización no queda al margen de ese todo que está siendo revolucionado, algo que tampoco nadie puede obviar. Ahora bien, interpretar la irrupción y revolución tecnológica en clave de casi total sustitución humana (leo varios artículos donde se pregunta qué es más importante si la tecnología -tech- o la intervención o toque humano -touch-en un proceso de selección) es algo que resulta osado y, cuando menos, precipitado.

El retestinado es un inconformista reactivo. Aquella persona que, por definición, está en contra de todo pero que no hace nada (más allá de quejarse) para cambiar, y ve pasar la vida desde su sofá con el morro torcido ante la injusticia global. La responsabilidad de todo lo que le...